Esto fue lo que el pobre cartero tuvo que ver y transformar en una tímida sonrisa, la sensación de pánico al tocar el timbre de mi casa, y todo por su noble servicio de entrega….
Caras como éstas y perros rabiosos definitivamente son el terror de todo cartero!
Pero a no temer que no muerdo, sólo lo hago en horas de soledad y no con el fin de asustar a carteros desprevenidos o a mi hija, sino para estar más bella JAJAJAJAJAJA!
¿Te quedaste sin palabras?!! No te preocupes es miércoles mudo!!!! Felíz Día!

Image and video hosting by TinyPic