¡Que dilema! 


Muchas veces durante mi constante formación como madre, me planteo si estoy haciendo las cosas bien, en mi interior se que lamentablemente mucha de la información que reciben mis hijos no es real, y que la mentira forma parte de sus vidas. Las principales fuentes son la escuela, la sociedad y los medios de comunicación, específicamente la TV. Además de estar llena de mentiras, la TV tiene muchísimo contenido dañino, violento y tendencioso, creado por adultos que pretenden orientar la atención y mente de nuestros hijos hacia un fin específico. En la mayoría de los casos, hacia el consumo.


Ahora bien, por otro lado a mi me encanta mirar televisión, y creo que no todo es basura, aunque abunda.


Entonces ¿qué es lo correcto hacer? he leído cantidad de casos de padres que han decidido erradicar este hábito para brindar una mejor educación a sus hijos, y sólo les permiten ver algunos DVD o programas bajados de internet.


Por otro lado leí comentarios de padres que afirman que prohibirles mirar televisión, les crea problemas de relación social, ya que la mayoría de las conversaciones de los chicos se basa en los programas y personajes favoritos de la tele. 


¿Entonces que se hace? ¿Es necesario uno de los dos extremos? 
Creo que no, lo mejor es que si vamos a permitir la tele, nos involucremos con ellos y con lo que miran, cuidemos la cantidad de tiempo que pasan delante de la pantalla. Enseñemos a escoger programas de calidad, los niños entienden y si compartimos ellos sienten que nos interesamos y así podemos explicarles porque hay cosas están bien y cosas que no conviene mirar.
Incluso hay muchos programas educativos, que despiertan el interés de los chicos derivándolos a libros, búsquedas en internet, diálogos, etc.


Otra historia son los videojuegos que dejaremos para la próxima ¿que opinas? ¿me cuentas tu experiencia?