Cuando llegué a Estados Unidos, estaba embarazada, y no se si habrá sido esta la razón, el tema es que Odiaba la comida de aquí, nunca me voy a olvidar mi viaje desde el aeropuerto JFK hasta la casa de los amigos que nos recibieron el día que llegamos desde Argentina, era verano, Agosto, ibamos con las ventanillas bajas y entraban con el viento, los aromas a frito del Donkin Donuts, Mc Donalds y otros restaurantes de comida rápida al costado de la ruta. Tuve que pedirles a mis amigos, que detuvieran la camioneta, y como no había otro lugar tuve que ingresar al baño del Dunkin Donuts y vomitar, ¡¡¡¡jejejeje!!! ¡Ahora me da risa!


La próxima anécdota que recuerdo, fue la primera noche sólos en el “departamento” con mi marido, no teníamos nada en la heladera, asique decidimos ir a comprar una pizza, aclaro que ahora me gustan, pero en ese momento me pareció la pizza más horrible del universo, es más no se merecía llamar pizza, y eso que la compramos en una pizzería italiana, me pareció picante, extra finita, se doblaba toda!!!
Y así es,  mi relación con la comida en este país no comenzó muy bien, la leche sabía diferente, el pan, las verduras, los jugos, todo!!!! ¡Nada me gustaba realmente!


Pero de apoco me fui adaptando a los nuevos sabores, luego de un año y medio vivir en Roselle Park, NJ, nos mudamos más cerca de New York, ya que mi esposo trabajaba (y aún lo hace) allí. Nos vinimos a una ciudad cuyos habitantes son el 90% latinos, una vez más un nuevo panorama gastronómico se presentaba en mi horizonte. Y siendo sincera, muy lentamente me fui animando a probar las comidas típicas de los diferentes países. 


La primera en conquistarme fue la cocina peruana, ya que mi amiga es de allí y venía a mi casa y me hacía platos típicos peruanos. Luego incursioné en la colombiana, chilena, venezolana, dominicana, boricua, mexicana, guatelmateca, ecuatoriana, etc, etc, etc!!!!!!


Ahora si bien ya he probado de todo un poco, aún no lo conozco TODO, por supuesto! En el último viaje que realicé a Chicago, probé varios platos mexicanos, y quedé re enamorada, apenas volví del viaje les estuve preparando las recetas a mi familia JAJAJA!! me sirvió para recargar pilas también con la cocina, porque la tenía un poco olvidada, y en realidad es un arte que disfruto muchísimo.


Entre todos los platos que realicé les voy a dejar uno de mis favoritos, sobre todo para esta temporada de verano.
Tostadas Mexicanas: a mi estilo 😉

Image and video hosting by TinyPic


Ingredientes:
* Tortillas Doradas
* Frijoles Refritos
* Crema Agria
* Tomates cortados
* Lechuga picada
* Queso Parmesano (yo usé el paquete de queso rallado de Kraft “Variedad de quesos mexicanos”)
* Aceitunas trituradas
* Aguacates cortados en rodajas finitas.


Preparación: Tomar una tostada y untarla con una capa abundante de frijoles (previamente cocinados y aplastados, quedan tipo puré) . Agregar arriba, la lechuga, el tomate, el queso rallado, las aceitunas y las tiritas de aguacate. Arriba de todos los ingredientes verterás una cucharada abundante de queso/crema agria.
Y listo!  a disfrutar!!
Yo compre las Tostadas que ya vienen crocantes, pero si no consigues puedes comprar las tortillas comunes y freírlas!







Advertisements